Connect with us

Noticias

Microsoft se compromete a combatir el dióxido de carbono que ha generado a la Tierra

Avatar

Published

on

Brad Smith, presidente de Microsoft, Amy Hood, directora de Finanzas, y Satya Nadelloa, CEO, se preparan para anunciar el plan de Microsoft para eliminar más carbono del que emite para 2030. (15 de enero de 2020/Foto por Brian Smale)

La firma ha anunciado que invertirá mil millones de dólares para reducir el dióxido de carbono de la atmósfera, en un acto por revertir el daño causado por el dióxido de carbono que ha emitido directamente o por consumo electrónico desde el año 1975.

La problemática radica en que dicho gas ha creado una manta en nuestra atmósfera, la cual atrapa el calor modificando el clima del mundo, como resultado la temperatura del planeta ya se ha elevado un grado centígrado.

La desarrolladora de software y otros negocios dijo que se encuentra adelantando proyectos destinados a reducir el contaminante, además se comprometió a convertirse en carbono neutro para el año 2030, pues así las emisiones de gases efecto invernadero equivaldrían a cero.

Te recomendamos: Según una encuesta, Microsoft domina el mercado de servicios en la nube

Pese a que expertos en el tema afirman que el costo a asumir por dicho proyecto ambiental sería elevado, es de considerar que la firma tiene un fondo de innovación climática que durante los cuatro años siguientes proveerá recursos para inversiones de capital, por lo que, como es de esperarse, el dinero no sería un obstáculo.

De acuerdo con Brad Smith, presidente de Microsoft:”Mil millones de dólares es mucho y muy poco al mismo tiempo cuando se piensa en el nivel de inversión que probablemente se necesitará”.

Te recomendamos: Google afirma que para 2.022 usará materiales reciclados en la construcción de sus equipos electrónicos

La captura de CO2 es una técnica empleada por empresas con grandes centrales eléctricas o plantas industriales, con el fin de reducir el impacto negativo en el medio ambiente. La empresa se ha comprometido a reducir sus emisiones y al mismo tiempo quiere colaborar para disminuir la cantidad de carbono liberado por sus proveedores y clientes.

Aún se desconocen las metodologías que utilizarían para lograr su objetivo, sin embargo, la firma mencionó que en diez años sus edificios, automóviles y centros tecnológicos estarían dotados ciento por ciento de energía renovable.

Microsoft actualmente es una empresa comprometida con el carbono neutral, invirtiendo en bonos de carbono, un sistema internacional establecido en el Protocolo de Kyoto (1992), que tiene como objetivo que grandes empresas inviertan en proyectos que contrarrestan el dióxido de carbono o que evitan la emisión de nuevos gases a la atmósfera, así la contaminación producida en sus procesos se contrarresta de alguna manera.

Los proyectos van desde la generación de energía renovable, e incluyen labores de reforestación, conservación, y limpieza de bosques, ríos y lagos.

Adicionalmente la compañía se comprometió a crear un fondo de 1.000 millones de dólares destinados a “acelerar el desarrollo global de las tecnologías de reducción, captura y extracción de carbono de la atmósfera”.

Pese a sus buenas acciones Microsoft ha estado envuelta en polémicas debido a que es el proveedor de software y servicios en la nube de compañías de petróleo y gas como Chevron Corporation y BP. “Si bien hay mucho que celebrar en el anuncio de Microsoft, no se resuelve un gran vacío: los esfuerzos de Microsoft para ayudar a las compañías de combustibles fósiles a perforar más petróleo y gas con aprendizaje automático y otras tecnologías de inteligencia artificial”, afirmó Elizabeth Jardim, activista de Greenpeace. “Mientras la compañía no finalice sus contratos con las compañías de petróleo no se convertirá realmente en carbono neutro”.

Sonámbula, Comunicadora Social, amante del arte, supuesto de actriz y cantante, escritora de la vida, apasionada por el periodismo, el cine, el baile y la literatura. "Mi revolución es amar".

Lo Último

Móviles

Copyright © 2019 Social Geek.