Olvídate de reparar las nuevas Macbook Pro con Touch Bar

Apple ya lleva unos días repartiendo los nuevos modelos de la MacBook Pro, y la compañía iFixit, conocida por sus famosos ‘teardowns’, ha conseguido abrir el modelo de 13 pulgadas con Touch Bar para conocer todas sus entrañas. Tras despiezar el nuevo portátil de Apple, su mensaje es bastante claro: es casi imposible reparar la MacBook Pro de este año.

Tal y como era de esperar, la aparición de la nueva barra táctil ha hecho que los ingenieros de Apple hayan tenido que modificar el interior del portátil para acomodar dicha barra. iFixit encontró tantas dificultades que le acabó otorgando una puntuación de uno sobre 10 a la capacidad para reparar la MacBook Pro.

Los altavoces (en naranja) no se encuentran debajo de las rejillas de los altavoces (en rojo). Ni siquiera esta rejilla va a través de la carcasa. Estos altavoces probablemente liberen su impresionante sonido a través de las aberturas laterales del aire. Así lo explicaron los chicos de iFixit.

Aún hay más motivos por los que es imposible reparar las nuevas Macbook Pro

Al igual que la batería, otros componentes como el procesador, el almacenamiento SSD o las memorias RAM también están soldadas directamente a la placa del portátil. Además, la Touch Bar es especialmente complicada de reparar. De hecho, en iFixit comentan que la rompieron durante el desmontaje.

Evidentemente existen bastantes diferencias entre los modelos de la MacBook Pro con y sin Touch Bar. Mientras que el modelo estándar tiene espacio para algunas mejoras (como la posibilidad de cambiar de SSD), el modelo con la barra no permite nada de esto.

De todas formas, no es nada nuevo que reparar una MacBook sea algo complicado. Ya en sus modelos anteriores como la del 2015 con pantalla retina no tenía una buena puntuación.

Stiven Cartagena: Productor Multimedia, fiel seguidor de las nuevas tendencias tecnológicas, los videojuegos y la música.