Asbesto, el mineral letal que mata miles de personas

Según la Real Academia Española, el Asbesto es definido como un mineral de composición y caracteres semejantes a los del amianto, pero de fibras duras y rígidas, parecidas al cristal hilado, y de efectos nocivos para la salud.

La exposición al asbesto es una problemática que ha amenazado la salud del medio ambiente así como de la población humana durante siglos. Millones de personas están expuestas a la toxina en todo el mundo cada año, a pesar de los riesgos que esta representa a la salud de las personas.

Un estudio realizado por la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública estima que aproximadamente 250,000 personas mueren anualmente como resultado de la exposición al asbesto.

Hay que tener claro que el asbesto es un mineral que se encuentra de forma natural y no representa una amenaza hasta que este se rompe o se modifica. Este mineral se viene usando muchos años atrás mayormente en materiales para la construcción, envases, talcos, pinturas entre otros usos, por lo que es común encontrarlo en el entorno natural y cuando la toxina es expuesta al aire libre causa daños silenciosos a la salud humana cuando es inhalada.

Te recomendamos: Talco de J&J habría causado cáncer a una mujer en California

Consecuencias

La Agencia de Protección Ambiental en Estados Unidos dice que la presencia del Asbesto junto a otro minerales pueden llegar a ser lo suficientemente tóxicas incluso para la vegetación, evitando que esta crezca cuando es expuesta a los mismos.

A pesar de sus efectos negativos en la salud humana, el medio ambiente y en los animales, aún no se ha logrado que su uso sea prohibido en todo el mundo. Muchos, pero no todos, los tipos de asbesto han sido prohibidos o severamente restringidos sólo en algunos países por razones ambientales o de salud.

Los síntomas asociados con la exposición al asbesto pueden demorar hasta medio siglo en hacer efecto en la salud de las personas y la mayoría de los casos relacionados de estas enfermedades se desarrollan como resultado de la exposición ocupacional, con casi 125 millones de personas que enfrentan la exposición cada año.

Enfermedades pulmonares son las principales consecuencias que surgen por la inhalación de fibras de asbesto, la Organización Mundial de la Salud afirma que todas las formas de asbesto son cancerígenas para el ser humano.

Julián Tabares: