Connect with us
googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1534286934626-0'); });

Tendencias

Atomik, el vodka creado con agua de la zona de exclusión de Chernobyl

Published

on

Según un comunicado de prensa de la Universidad de Portsmouth, un grupo de científicos de Reino Unido y Ucrania produjo un vodka libre de radiactividad a partir de cultivos de la zona de exclusión de Chernobyl.

“Es la única botella que existe. Me tiemblan las manos al sostenerla”, son las palabras del profesor Jim Smith mientras agarra cuidadosamente el vodka Atomik.

Parece una locura la bebida fue creada con centeno “ligeramente contaminados”, y agua de la zona de exclusión de Chernóbil, convirtiéndose en el primer producto consumible creado en el área abandonada en los alrededores de la planta nuclear.

De acuerdo con los resultados de las pruebas, el grano es ligeramente radiactivo; las cantidades de estroncio-90 superan el límite de seguridad de Ucrania de 20 Bq/kg por muy poco. Lo normal para un rango de bebidas destiladas, sin embargo en su proceso elimina todas las impurezas de los granos.

El agua mineral fue extraída de un acuífero de la ciudad de Chernobyl, utilizada para diluir el alcohol destilado. La investigación concluyó que por su parte el agua estaba libre de contaminación radiactiva.

El equipo de científicos compuesto por Smith, quien trabaja en la Universidad de Portsmouth, del sureste de Londres, y un capacitado y experimentado equipo con experiencia en la zona de exclusión, trabajan en el proyecto, ellos iniciaron cultivando el cereal en una granja cercana, estudiando cómo la tierra se ha mejorado y adaptado luego del gigantesco accidente ocurrido en 1986.

“Nuestra idea entonces era usar los granos de centeno para crear una bebida alcohólica” “No es más radioactivo que cualquier otro vodka. Cualquier químico te diría que cuando destilas algo las impurezas se quedan en el producto que se desecha. Así que nosotros usamos granos centeno ligeramente contaminados y agua del acuífero de Chernóbil y los destilamos”.

“Les pedimos a nuestros amigos de la Universidad de Southampton, en el sur de Inglaterra, que tienen un laboratorio radioanalítico impresionante, que comprobaran si tenía algún rastro de radiactividad (…) No pudieron encontrar nada: todo estaba bajo su límite de radiación“. En el proceso se ha concluido que buena parte de esa tierra podría usarse de manera productiva, para la creación de productos descontaminados.

la siguiente imagen es de la ubicación de la parcela experimental donde se cultivó el grano utilizado para producir el vodka

Mapa de 1997, distribución del cesio radiactivo en la zona de exclusión. Imagen: Ukraine Institute of Agricultural Radiology.

La conocida como zona de exclusión fue denominada así luego del accidente nuclear de Chernobyl, abarca un área de 2.600 kilómetros cuadrados. Allí unas 116.000 personas huyeron luego de la explosión de la planta, y 220.000 personas fueron reubicadas por su seguridad. El área de evacuación se extendió por una región que cubre unos 4.200 kilómetros cuadrados.

La zona de exclusión tiene limitaciones para el ingreso, por precauciones de salud y con el objetivo claro de evitar la propagación de materiales radiactivos. Por otro lado el uso de la tierra para la agricultura está prohibido por el gobierno de Ucrania, norma que Smith y sus colaboradores desean dejar en el pasado. Así que con sus compañeros del Reino Unido y Ucrania, desde hace tres años evalúan el potencial radioactivo de los cultivos del lugar.

Mediante un comunicado de prensa Smith mencionó “No creemos que la zona de exclusión principal deba usarse ampliamente para la agricultura, ya que ahora es una reserva para la fauna”(…) “Pero hay otras áreas donde vive gente y la agricultura todavía está prohibida”.

“Treinta y tres años después, muchas áreas abandonadas pueden usarse para cultivar de manera segura sin que sea necesaria una destilación”, “Nuestro objetivo es crear un producto de gran valor para apoyar el desarrollo económico de las áreas que están fuera de la zona principal de exclusión, donde la radiación no representa un riesgo significativo para la salud”.

Las áreas dentro de la zona de exclusión tienen diversos niveles de radiación, es por esta razón que se ha subdividido en tres zonas. La Zona 1 o la zona principal, es la que se encuentra dentro de un radio de 10 kilómetros de la central nuclear, un lugar prohibido por sus altos niveles de peligro.La Zona 2 es un nivel intermedio, y finalmente está la Zona 3, aquella ubicada a una distancia entre 10 y 30 kilómetros de la planta, que es la zona más accesible y menos contaminada.

¿Cuál es la razón tras esta creación?

Es un producto limpio y destilado que puede fabricarse a partir de granos contaminados, una descripción que de seguro hará que muchos no quieran tomar la bebida. Sin embargo hacer alcohol con una promesa de venta única, genera expectativa y lograría ser una estrategia de mercadeo poco común, llamativa y quizá efectiva en esta época de curiosos. El líder de la iniciativa, espera por su parte que la venta del vodka pueda brindar el apoyo a comunidades cercanas a la zona de exclusión, que han sufrido problemas económicos luego del fatal accidente.

“Hay puntos calientes de radiación [en la zona de exclusión], pero en su mayor parte la contaminación es menor que la que puedas encontrar en otras partes del mundo con una radiación de fondo relativamente alta”, explica. Pero el desconocimiento y estigmas creados alrededor siguen considerando el lugar como una amenaza para la salud.

¿Quieres saber cuál es su sabor? “Es más un alcohol de grano que un vodka, así que tiene muchas más notas afrutadas, pues todavía puedes saborear el centeno”, dice Sam Armeye, del Swift, un bar del soho londinense al equipo de la BBC.

¿Dónde puedo comprarla?

¿Una bebida alcohólica radioactiva? el “vodka artesanal de alta calidad”, fue elaborada por la Chernobyl Spirit Company, bajo el nombre de ATOMIK. Actualmente solo existe un ejemplar y aún no está a la venta

El profesor Smith y su equipo planean producir 500 botellas este año y convertirla en un atractivo turístico, que genere ingresos para su población. Antes deben ocuparse de temas legales todavía para comenzar a producir a pequeña escala el vodka en diciembre de este año.

Hablando de de Rusia, ¿qué mejor que una botella de vodka, con la que además se busca cerrar el ciclo oscuro de la zona ¡Salud!.

Sonámbula, Comunicadora Social, amante del arte, supuesto de actriz y cantante, escritora de la vida, apasionada por el periodismo, el cine, el baile y la literatura. "Mi revolución es amar".

Copyright © 2019 Social Geek.