Connect with us
googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1534286934626-0'); });

Entretenimiento

Game of Thrones 8×04: Sé un dragón

Published

on

Game of Thrones está llegando a su final, y el pasado domingo pudimos disfrutar el cuarto episodio de esta última temporada, que apenas tendrá seis capítulos. En el episodio que lleva por nombre “El último de los Starks” vimos grandes movimientos por parte de los personajes principales y también hubo varias muertes.

El capítulo comienza con la despedida de aquellos que cayeron en la Batalla de Winterfell. Daenerys despide a Ser Jorah, Sansa a Theon, Arya a Beric Dondarrion, Gusano Gris a sus hombres y Sam a Eddel Penas.

Después del luto, viene el festejo. El encuentro se prestó para varios anuncios. Daenerys nombró a Gendry lord de Bastión de Tormentas y le otorgó el apellido legítimo Baratheon, dejando a un lado su condición de bastardo.

En esta reunión también fuimos testigos de cómo Tormund se dio cuenta de que no podrá acercarse a Brienne, Gendry también fue rechazado por Arya, y Jon y Daenerys reconocieron que no pueden sobrellevar una relación amorosa como la tenían antes. De hecho, la madre de dragones le suplica a Jon que no le diga a nadie más su verdadera identidad, sin embargo, el Targaryen termina contándole la verdad a sus hermanas.

No obstante, Jaime se anima a buscar a Brienne en su habitación luego de que en un juego con Tyrion, Podric y el mismo matarreyes se retirara incómoda cuando la cuestionan por ser virgen.

Después del festejo, comenzaron los preparativos y la planeación para la próxima batalla. Aunque Sansa pidió hacer una pausa para que los hombres que sobrevivieron a la batalla pudieran descansar, Daenerys se negó a esta solicitud de la Lady de Winterfell. Jon por su parte apoyó a la madre de dragones. De esta manera, se decidió que las fuerzas irían por caminos diferentes hasta llegar a la Capital de Westeros.

Más despedidas, fracasos y muertes

Este capítulo también estuvo rodeado de despedidas, algunas que terminaron siendo para siempre. Por su parte, Arya toma la decisión de irse de Invernalia, y toma camino junto al Perro, quienes van juntos, al parecer, a la capital.

Tormund y los hombres libres deciden regresar a su hogar en el norte y Jon lo despide pidiéndole que se lleve a Ghost. Sam y Gili también se despiden de Jon y le dan la noticia de que esperan un bebé, que por cierto, en caso de ser niño le llamarán de la misma manera que el Rey en el Norte.

De esta manera, Jon marcha al sur por tierra, Daenerys lo hace por mar y aire, claro, cabalgando a Drogon. Lo más impactante llega cuando Rhaegar es alcanzado por una lanza y luego otra, hasta que cae muerto en las aguas del mar.

La flota de Daenerys es destruida por Euron Greyjoy, pero al final algunos Inmaculados, así como Varys y Tyrion logran regresar a tierra, sin embargo, Missandei no contó con la misma suerte. La traductora y fiel amiga de Daenerys es capturada por órdenes de Cersei y termina siendo decapitada frente a Gusano Gris, Daenerys y Tyrion.

Sin duda, todo lo que sucedió en este episodio movió las fichas del juego por el trono y parece que la balanza se pone a favor de Cersei… al menos por ahora.

Por ahora hay muchos vacíos que están por llenar; la decisión de Jaime de ir a por Cersei y la manera tan triste y descorazonadora en la que se despide de Brienne, el discurso de Tyrion a la malvada reina, la manera en que Cersei le informa a Euron sobre el hijo que “esperan”, y muchas más cosas.

Copyright © 2019 Social Geek.