Connect with us

Móviles

El jefe de Samsung Mobile se compromete a recuperar la confianza de los consumidores

Published

on

Hace ya varios días que conocimos la decisión de la compañía de suspender la fabricación del Note 7 y sus ventas, acción que vino acompañada de un segundo recall por parte de la CPSC para que los propietarios de este teléfono procedieran a cambiarlo por otro modelo. Tras lo sucedido, es bastante evidente que la confianza que los clientes de Samsung ha sido golpeada.

Sin embargo, para nadie es un secreto que durante muchos años Samsung ha lanzado teléfonos excelentes, muchos de ellos incluso han sido reconocidos por superar a todos los competidores en todos los aspectos, y esto último no se olvida fácilmente.

samsung-mobile-chief

Imagen: Korea Herald

El jefe de Samsung Mobile, Ko Dong-jin, ha revelado su compromiso para recuperar la confianza de todos los consumidores. De acuerdo con un reciente informe del medio The Korea Herald, Ko Dong-jin se lamentó por todo lo ocurrido con el Note 7 y pidió disculpas en una conferencia de prensa llevada a cabo por la empresa y aseguró que la compañía quiere “encontrar a toda costa la causa exacta del incidente para restaurar la confianza de los consumidores y convencerlos nuevamente que pueden utilizar los productos de Samsung sin ningún tipo de problemas de seguridad”.

Recordemos que todavía Samsung no ha revelado la causa exacta de las explosiones del Note 7, inicialmente el problema se atribuyó a las baterías pero estás luego fueron reemplazadas y el problema persistió. No sabemos cuál será esa estrategia que empleará la compañía para recuperar la confianza de los clientes, pero estamos seguros de que Samsung podrá reponerse de la situación y todo esto quedará en el olvido muy pronto.

—Fuente: The Korea Herald

Sergio es un experimentado creador de contenidos digitales, editor en Social Geek, y blogger experto en temas de tecnología. Apasionado por las startups, el emprendimiento y la innovación.

Continue Reading

Copyright © 2019 Social Geek.