Connect with us
googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1534286934626-0'); });

Tech

Crean la primera colección de moda utilizando la Inteligencia Artificial del Huawei P30

Published

on

Desde predecir resultados hasta crear su propio lenguaje, la Inteligencia Artificial (IA) actualmente es capaz de lograr casi cualquier cosa, y su presencia en los smartphones modernos es cada vez más importante.

Las fotografías se han beneficiado bastante gracias a esta tecnología, pues hoy en día es mucho más fácil lograr grandes capturas solo con apuntar la cámara, ya que el propio celular es capaz de reconocer la escena y optimizar los ajustes para que la foto sea lo más llamativa posible.

Pero los beneficios de incluir Inteligencia Artificial en un smartphone van mucho más allá. Huawei presentó recientemente “Fashion Flair”: la primera colección de moda desarrollada usando la inteligencia artificial de un smartphone, en este caso compuesta de 22 piezas.

“Fashion Flair” es un proyecto experimental que demuestra cómo la tecnología puede influenciar el proceso creativo, un proyecto que forma una narrativa en la que los deseos, sueños y necesidades de los seres humanos son el punto central, y la tecnología funciona como un habilitador.

La colección fue creada combinando lo mejor de la Inteligencia Artificial de los dispositivos Huawei P30 y P30 Pro, a la par con el talento humano, esta vez mediante la genialidad creativa de Anna Yang, fundadora de ANNAKIKI.

Para crear esta colección, Huawei desarrolló una aplicación llamada “Fashion Flair”, la cual fue entrenada a través de la data utilizando decenas de miles de imágenes icónicas de la moda de los últimos 100 años.

En el proceso de creación básicamente el diseñador establece ciertos filtros en la aplicación, y la Inteligencia Artificial de los Huawei P30 y P30 Pro arroja una propuesta inicial de un atuendo, que fue desarrollado por Anna Yang hasta ser una pieza de vestir real. Una vez que todas las imágenes son procesadas, la aplicación tiene la habilidad de crear infinitas propuestas de atuendos, dando posibilidades creativas igualmente infinitas a los diseñadores.

“En Huawei buscamos combinar la tecnología con el talento humano para poder ir más allá de lo que es humanamente posible, manteniendo siempre la autenticidad que la visión de un artista puede otorgar”, dijo Isabella Lazzini, directora de marketing y retail de Huawei Consumer Business Group Italia. “La expresión artística está construida en la inspiración que los creadores toman de las tendencias que ven a su alrededor, y de las experiencias que han acumulado a lo largo de los años. Con Fashion Flair, utilizamos la Inteligencia Artificial para dar a los diseñadores de moda un punto de partida alternativo para desarrollar sus atuendos, todo construido con base en tendencias y experiencias. Los diseños de Fashion Flair producidos por nuestra IA, están diseñados para ser los puntos de partida para los nuevos parteaguas creativos en el mundo de la moda”.

El trabajo de Anna Yang ha sido mostrado en las Semanas de la Moda en Londres, París y Milán, y sus prendas han sido utilizadas por celebridades como Lady Gaga, Noah Cyros y Sfera & Basta.

“La poderosa Inteligencia Artificial del HUAWEI P30 Pro se convirtió en una fuente de inspiración siempre presente, y ha hecho posible que diseñe prendas de una manera distinta. La cooperación con la tecnología ha sido extremadamente estimulante y estoy segura de que en el futuro la tecnología tendrá un rol muy importante en el mundo de la moda, abriendo muchas posibilidades que hoy sólo podemos imaginar”, dijo Anna Yang, directora creativa de ANNAKIKI.

El socio en internet del proyecto es LuisaViaRoma, uno de los sitios líderes en moda y lujo. La colección completa puede ser adquirida de forma exclusiva en esta tienda online desde el 9 de mayo.

Sergio es un experimentado creador de contenidos digitales, editor en Social Geek, y blogger experto en temas de tecnología. Apasionado por las startups, el emprendimiento y la innovación.

Copyright © 2019 Social Geek.